martes, 12 de febrero de 2008

Esclavitud

A nadie has de pedir permiso, ahí dentro, ni ayuda, porque nadie está a tu lado e ignoras qué es la esclavitud. Aquí afuera, en cambio, tendrás mil amos. Y el primer amo seré yo, que, sin quererlo –tal vez sin siquiera darme cuenta–, te someteré a imposiciones que son justas para mí pero no para ti.
Tomado de:
Fallaci, Oriana. (1976). Cartas a un niño que nunca nació. Barcelona: Editorial Noguer.

0 comentarios: