martes, 15 de julio de 2008

Los accidentes no existen

Película: Kung Fu Panda.

Sentimiento: Entre esperanza y vuelta a la niñez.

Personaje favorito: La sabia tortuga Oogway.

La confesión: Lloré al final.

Reseñita (Te echo el cuento rapidito): Po es un panda que, junto a su padre, tiene un restaurante de fideos. Pero su sueño más grande es ser un guerrero furioso, que proteja y luche por China. Y por, como diría Paulo Coelho, "conspiraciones del universo" la sabia tortuga lo elige como el único que puede obtener la fuerza del dragón y combatir al malvado Tai Lung.

La moraleja: Bastante obvia. Todo es posible de alcanzar con perseverancia y pasión. Y, la que más me gusta, no hay un ingrediente secreto para llegar a la meta.

Mi opinión: Es una película bastante predecible, con una trama bastante sonsa. Pero es agradable para verla en familia y divertirse. Lo que más me complace es que refleja muchos valores positivos:
* Dejar a un lado los prejuicios y el pesimismo.
* La disciplina y el esfuerzo como la mejor manera de lograr el éxito.
* Confiar en lo que sucede, porque tal vez la vida no esté hecha de azares, sino de episodios en que hay que vivir, vencer y disfrutar.

2 comentarios:

Ana dijo...

ok! yo no lloré con el final, yo lloré con la tortuga! :(. Ese personaje es lo m´´aximo también es mi favorito.

Nadia Goncalves dijo...

Jajaja, yo lloré y me dio mucha rabia cuando el maestro se hizo pasar por muerto.