domingo, 28 de junio de 2009

Insomnio

3 AM

Vino chileno barato

Película mala en la TV


El desespero por dormir y no poder es tan grande que en cualquier momento me doy un cabezazo con la pared. Prefiero la inconsciencia a este estado mental de alerta. 


Tomemos en cuenta que me da por pensar cuando no puedo dormir. Reflexionar en el bien y en el mal, en el lado oscuro de la fuerza, en las horas muertas de tu vida. Y para ser sinceros, no me gusta pensar. Prefiero dormir, pero como no puedo dormir. Pues estoy jodida. Jodida estoy, pues. 


Las noches de Caracas son las más solitarias. Es un pueblo forajido, que entra en anomia a partir de las 10PM (yo creo incluso que antes). Sólo faltan las bolas de pajas rodando para creerse por completo que estás en una película de vaquero. Esas sin ley, con maniqueísmos puros. O eres bueno o eres malo. No puedes ser intermedio. Pensándolo bien, si nuestro mundo no fuera tan complejo. Si viviéramos como esas ficticias películas, nuestras vidas no fueran tan complicadas. Esto de estar decidiendo entre el bien y el mal es patético. Además de la constante disyuntiva de saber qué es bueno y qué es malo. 


Un mundo simple, con opciones escasas, con un guion previamente elaborado. Con una escaleta perfecta que no te permita irte por el camino que no debe ser. Un actor que sabe con plena seguridad qué pasará. Que brincará cuando venga el malo de la sierra a matarlo, que llorará en búsqueda de su amor perdido, que reirá por la felicidad mentirosa del momento. Pura emoción sin tener voluntad de lo que harás. 


Pero bueno, eso no pasará así lo escriba en un piche blog que trata de ser mío, pero no llega a serlo. 


La noche es joven, el insomnio apenas comienza. Tengo la mitad de una botella barata y asquerosa de vino y aproximadamente 100 canales con bazofia televisiva. Para adormilar mis pensamientos, para matar mis esperanzas y tranquilizar los pesares. 


Espero el amanecer, allá vamos. 

0 comentarios: