domingo, 6 de septiembre de 2009

Recordatorio


Borrar de la lista de pendientes en mi vida:


* Matar a un ratón.
Dedicado a la asustadiza Débora
En memoria del pobre ratón con un triste destino

2 comentarios:

Debora dijo...

Aunque no lo creas pienso mucho en el pobre ratoncito que por polizonte fue ajusticiado... Pero también recuerdo que fuiste tú la verduga del pobre animalito, aupada por Erika... Casi que hacen el baile de la victoria.
¡Gracias!

Nadia Goncalves dijo...

Jajajajaja, no creas que sentí el frenesí del asesinato. Simplemente no me sentía capaz de realizar tal acto, y bueno... Un poco de orgullo no cae mal.