miércoles, 5 de mayo de 2010

INDIGNACIÓN

Llena de ira e impotencia escribo.
De manera frenética y avasallante, este país en el que vivo se encarga de echarme en cara lo mucho que me decepciono de él.

La calle de mi casa está llena de hermosos jabillos que llevan décadas plantados. Hoy, casi a la medianoche, una cuadrilla de trabajadores de la Alcaldía de Caracas mutilaron un árbol que no obstaculizaba ni causaba peligro alguno. Además, para más descaro, a los funcionarios de gobierno no les dio la gana de llevarse los escombros que ellos mismos crearon y lo dejaron ahí tirado a la buena de todos.

Lo que más me encoleriza es que precisamente esta entidad de gobierno está dirigida por el señor Antonio Ledezma, opositor abierto al régimen del presidente Chávez, quien abiertamente critica la intolerancia y soberbia de las máximas autoridades. Yo también soy opositora a este gobierno, pero no puedo apoyar este tipo de actitudes. Cómo es posible que alguien que se vanaglorie con tanta vehemencia de que es respetuoso y considerado y permita que la intransigencia de unos empleados dañen un árbol sin consultarle a nadie.

La conclusión a la que llego es que todo es una porquería. ¡Y claro!, a nadie le importa un bledo la ecología, el medio ambiente y la convivencia ciudadana.

Estúpida polarización chavista- oposición que hace que nademos en círculo. Más pendiente de un voto para las próximas elecciones que de su gestión actual.

Adiós ciudadanía

2 comentarios:

Ana dijo...

Qué arrechera...

Nadia Goncalves dijo...

Me dio mucha arrechera.