miércoles, 15 de septiembre de 2010

Despecho laboral (O como todavía no he afrontado la pérdida)

Estoy en Canadá estudiando inglés. Bueno... tratando de estudiar inglés. Tuve que renunciar al trabajo que tenía en Venezuela para venir acá. Simplemente lo que siento es una nostalgia crónica. Podría decirse despecho laboral con consecuencias indeterminadas (todavía).

Carta de despecho laboral
Amo a mi EX trabajo, extraño a mis EX compañeras de trabajo. Siento una inconmensurable necesidad de alargar el maravilloso momento que viví en mi EX pequeña ONG. Y digo mi EX ONG porque la sentía como mía.

Sigo hablando de Espacio Público en Canadá como si fuera una relación amorosa en la que no termino de concientizar que se ha finalizado el amorío. Sigo diciendo que trabajo en una ONG de derechos humanos (de libertad de expresión, específicamente) y sigo promoviéndola, dándola a conocer, buscando contactos, posibles agentes que nos puedan ayudar acá en Canadá y en otros países, de acuerdo a la nacionalidad de los classmates que conozca.

Lo que siento es un luto. Cuando regrese tendré que enfrentar mi realidad. Ya no volveré a la pequeña oficina, en el pequeño cubículo en el que siempre veía a mi bella compañera de trabajo (@erikar27) y le contaba mis penas. Además, paradójicamente extraño los olores característicos del "posadero" --un pequeño baño, que para mi desgracia, estaba mal ubicado cerca de mi sitio de trabajo.

Me he convertido en un bicho extraño en un país desarrollado.
Añoro mi subdesarrollo.


Nadia

0 comentarios: