domingo, 10 de abril de 2011

Malentendidos (placeres)

Y siempre conviviremos con los malentendidos, las ideas malinterpretadas, las fallas de comunicación, los ruidos, las interferencias, ¡los mercurios retrógrados!, astrológicamente hablando. Como se quiera nombrar.

Siempre pensé que uno de los peores incomprendidos de la historia humana fue Nicolás de Maquiavelo. La equivocada percepción de sus doctrinas políticas logró, incluso, la creación de un apelativo para los abyectos y desalmados modernos: "Simplemente son maquiavélicos”.

Filosofía para dummies, pastillitas de entendimiento son los resultados que se obtienen al sintetizar postulados, disertaciones, teorías y visiones en pocas líneas.

En el pasado, 1800 años antes de que naciera el italiano existió Epicuro de Samos. Y su filosofía en la que define el bien supremo como la búsqueda del placer se ha simplificado al máximo y por lo tanto ha incrementado las fallas de interpretación.

Es más que evidente -y claro está que no soy una epicureísta experta- que este hombre no está inmortalizado en la historia por pregonar un estilo de vida en el que lo único que había que hacer era comer, beber y fornicar todo lo que se pueda. No hay que tener mucho cacumen para crear este postulado. Más bien, el placer que concibe está estrechamente ligado con el control, la moderación y la racionalidad.

Es así pues que contra todo pensamiento que demonice al placer -mayormente relacionado con una satisfacción corporal-, creo fielmente en la búsqueda de un placer puro, duradero y estable. Sin ataduras, sin vicios, sin dependientes.

Un placer que conlleva a la libertad del ser humano y que no invita a pensar en la muerte, en el dolor ni en las adversidades. El placer como bien, como objetivo de vida y como verdad.

La filosofía se presta para malentendidos, pero de ellas vivimos. Es mejor malentender que no entender nada. Así, con mi poco entendimiento me basta para concluir que estoy de acuerdo con Epicuro. ¿Por qué demonizar el placer?, si este es el que nos motiva, nos apasiona y nos anima a seguir adelante con nuestras actividades diarias, en el hogar, en la familia, en el trabajo, en los estudios, en el amor y la amistad.

Por eso digo, el placer de vivir nadie me lo podrá arrebatar.

3 comentarios:

ends dijo...

Curioso blog, e interesantes reflexiones (aunque no esté de acuerdo con todas). He llegado hasta aquí buscando una frase de la Conjura de los necios que referencia a Platón, y me he entretenido leyendo algunas de las cosas que has escrito. Sigue metiéndole caña a la vida, siempre merecerá la pena que haya personas que piensen por sí mismos/as.

Nadia Goncalves dijo...

John Kennedy Toole es particularmente interesante. Yo confieso que no pude leer La conjura de los necios completa. Simplemente lo dejé por la mitad. Me has dado un motivo para retomarla. Muchas gracias por tu opinión sobre mi blog. Ha dado algunos giros con los años.

ends dijo...

Sí, sabiendo más bien poco de su vida, ya me parece todo un personaje este autor, y una lástima su fin. Te animo a que sigas con el libro cuando te apetezca, a mí me lo dejaron hace unos meses y voy leyendo cachos cuando encuentro un momento de tranquilidad mental.
Cuando tenga un rato, ojeo lo que has ido escribiendo, me he reído con algunas anécdotas, la manera de explicarlas, y esta reflexión meta-filosófica que hiciste y en la que he comentado, me ha parecido bastante elocuente después de leerla.

Un saludo!