viernes, 22 de abril de 2011

Pasticho

Yo estoy comiendo pasticho.
Es raro que coma pasticho.
Casi nunca como pasticho.
Recuerdo tu característica y recurrente desconfianza hacia la humanidad.
Le traen un pasticho. Sorprendentemente decide comerlo, aun cuando proviene de una casa a la que desconfía. Como si el diablo se alimentara de la energía que proviene del conflicto, al pobre le ha tocado una gran sorpresa en su plato: Una cucaracha yacía achicharrada entre las capas de pasta, jamón, carne y queso gratinado.

¡Pedazo de cucaracha! ¡El peo estalla! Un insecto en la comida y sin tener a ningun responsable cerca para descargar la arrechera (En Venezuela es ira, no como en Colombia que es excitación. ¡¿Quién se va a excitar con una cucaracha en la comida?!).
Yo sigo comiendo mi pasticho.
No tiene cucaracha, por supuesto.
Reflexiono.
¿Cuándo me volví un insecto sin pensamiento propio?
Todo me recuerda a ti.
Eso me da infinita cólera.
Es como encontrarse una cucaracha en el pasticho.

0 comentarios: