jueves, 14 de julio de 2011

Jacobo tiene alas

Cuando comienza la tembladera, Jacobo se da cuenta de que no puede más.

Al principio, no le prestaba mucha atención, pensaba que no dormir era otra de sus excentricidades y que, a decir verdad, era una pérdida total de tiempo.

La soberbia lo llevó al terminal. ¡Última parada! La soberbia y la estupidez, una apuesta idiota de quién aguantaba más sin pegar un párpado.

Toma la cuarta lata de Red Bull en menos de 5 horas. Veneno enlatado y la gente sólo dice que tiene esperma de toro. ¡Ignorantes felices!

¿Qué piensa alguien previo a un coma? ¿Cuál será su último pensamiento?

En una caja de madera, Jacobo tiene alas

0 comentarios: