martes, 26 de julio de 2011

Quiero un novio bruto (Encuentros cercanos del superficial tipo)

Fácil sería el mundo si se pudiera elegir a los "candidatos" del amor como combos de comida rápida:

--Hola, Bienvenido. ¿En qué podemos servirle?

--Hola, mija, dame ahí un carajo con un bolsillo espléndido, simpático, con un ligero atractivo físico (lo suficiente como para que me guste a mí y no a las otras), que sepa bailar, que le caiga bien a mis amigas. ¡Ah! Y por favor, ¡por favor! añádele un extra de brutalidad. Mejor digo, pónmele topping de superficialidad. Más sencillo que un puré de papas, más fácil que hacer arepas en un Tostyarepa, ligerito como una papilla y más simple de digerir que una pastina. ¡Es más chica!, olvida todo lo anterior y sólo dámelo con el extra: SIMPLICIDAD, dámelo práctico.


Si me topo hoy mismo con el genio de la lámpara encantada, tendría que pensar sólo en dos deseos. Ya tengo el primero bien formuladito: ¡Mándame un hombre sencillo!, chico, que me estás pichando más sliders* que el Kid Rodríguez en su mejor momento. Mira que ni un sacrificio a primera puedo hacer.

¡Quiero un novio bruto! Nada complejo. Que no le busque la razón profunda de la cotidianidad de la vida, que no se me ponga como título de Kundera, con su insoportable levedad del ser (o más bien peso, referente para el que leyó la novela) a complicarme más de lo que soy.


Yo sólo quiero un buen muchacho que sepa sumar (y que me ayude a sacar las cuentas porque sólo sumo con los dedos), que me abra la puerta del carro, que me diga que soy bonita y que su repertorio de temas profundos sea de música. Que si el jazz expresa o no nostalgia, que si el rock es el niño de múltiples personalidades, que el reggaeton no necesariamente es un reflejo de nuestros ajetreados y erráticos tiempos postmodernos y el pop es el niño sifrino de la escuela que todos envidian por dentro y por eso hablan mal de él.


Que crea que Don King y don Kant son gemelos separados al nacer y son una especie de yin yang occidental (King-Kant). Que piense que Kusturica es un punto básico de costura (Dobladillos, Hilván, sobrehilado, punto de lado, punto escondido, punto escapulario, punto de ojal y ¡punto Kusturica!). Que no sepa en cuál hemisferio hay verano y en el otro invierno, es más que no piense ni remotamente que existen estaciones. Que crea que Dr. Pepper es un doctor muy sabio y Hércules es un pegamento potente. Que su preocupación más grande sea la película que verá el próximo fin de semana.


Que no me hable de globalización, subdesarrollo, ni mucho menos encuentre relaciones de poder en todo acto de comunicación. Que me haga pensar en Adonis sólo cuando vea su cuerpo, y que me provoque amnesia total cada vez que lo vea y olvide por completo la locura de estar con alguien tan básico. Borrón y cuenta nueva cada vez que lo vea. La pasaremos bien en nuestras trivialidades. Disfrutaremos hablando del clima, del fútbol, del horóscopo y de nuestras rutinas.

Completo mi pedido. Mándamelo ya y pónmelo para llevar.


Notas de la autora:

▪Slider: lanzamiento que tiene movimiento lateral y tiende a caer muy cerca del área de lanzamiento, engañando al bateador, si bien es una bola lenta, es más rápida que una curva y similar a una cutter. El pitcher venezolano Francisco Rodríguez, es un especialista en este tipo de lanzamiento.

3 comentarios:

Agnes dijo...

Jajajajajajajajaja. Te propongo un trato, déjame a mi los complejos y yo te dejo a ti lo simples. Aunque lo de suficientemente bonito para que me guste a mi, pero no a las dempas, lo tomo.

besos

Anne

Nastascha Contreras dijo...

jajajaja!

Nadia Goncalves dijo...

Las amo a ambas. Gracias por leerme.