miércoles, 14 de marzo de 2012

Para el maestro del origami, Yoshizawa

Me alegra que el doodle de hoy (14 de marzo de 2012) sea en honor al aniversario del nacimiento del precursor de la papiroflexia Akira Yoshizawa.

Yo le tengo un cariño inmenso al origami (arte de hacer figuras con papel), y todo comenzó en una vacación escolar de mi pre adolescencia. En tiempos en dónde la cultura japonesa no era una moda, ni mucho menos habían prosperado los restaurantes de sushi como si fueran las hamburguesas orientales de la comida rápida en Venezuela.

Con apenas 12 años —o creo menos. Mi memoria y percepción del tiempo se llevan muy mal— tenía en mis manos un libro que me había regalado mi tío abuelo, el tío Trino. “Ori..¡¿qué!?”, me decía. Un manual inmenso con miles de figuras a realizar con papel. Monos, cisnes, sapos, búhos y pare usted de contar... El experimento fue un fracaso, sólo logré hacer un casquito y su forma no era lo suficientemente alentadora para seguir adelante con el proyecto de papel.

Agradezco a mi tío abuelo, por ser un hombre tan culto y conocer el arte que pregonó en vida este japonés maestro habilidoso con sus manos, y por ilustrarme en mi corta edad con destrezas orientales y occidentales que van desde aprender a jugar ajedrez, olvidarme de los rompecabezas tradicionales para innovar con el Tangram y practicar Sudoku antes de que se masificara en todas las secciones de misceláneos de los diarios.

Doy gracias también a Akira Yoshizawa porque, a pesar de mi torpeza manual, llenó momentos de ocio y ayudó a que cultivara mi perseverancia.

Yo solo pido que en su honor los colegiales hagan más aviones y menos taquitos con saliva; que los niños, sin importar sus niveles económicos, jueguen con barcos de papel en tobos, charcos o cualquier pozo con agua y que millones camisitas hechas con billetes aparezcan en las carteras de todos nosotros.

Gracias, Yoshizawa, por ir más allá de la liviandad y fragilidad del papel y regalar obras de arte de papiro.

0 comentarios: