sábado, 17 de marzo de 2012

Y como Cuba, ella quiere ser libre

Ella bebía su ron con coca cola, y odiaba que dijeran que su trago era un cubalibre. Sin limones Cuba no es libre. Y aprisionada, como su cóctel, se sentía frente al idiota con el que charlaba. Un científico que explicaba con parsimonia unas sandeces sobre la velocidad del relámpago y la potencia del trueno.

A ella no le importan las teorías, hipótesis y supuestos que los intelectuales usan para querer controlar al mundo. Su acción favorita es errar, equivocarse, intentarlo una y otra vez, darse golpes contra los imposibles, ir más allá de las fórmulas, las comprobaciones y los experimentos.

Le importaba muy poco que media humanidad pensara que estaba loca de remate. ¡Total!, de este mundo efímero nada queda cuando la carne se pudre y siempre es bueno ser leal a uno mismo antes de que esto ocurra. Precisamente esa es la clave, y aunque suene a cliché de programa humorístico de los noventa*, lo importante es “hacer el bien, sin mirar a quién”.

La chica distraída hace un esfuerzo por volver en sí y mantener la conversación. ¡Nefasto acompañante! ¡Tan diferentes! “Esto no va pal baile”, se dice. Medita y rememora nuestros orígenes, cuando el hombre pintaba figuras rupestres en cuevas. Muchos hablarán del progreso hoy día, con inventos y avances tecnológicos. Es cierto, ya los hombres no cazan mujeres ni comen a sus propios hijos, pero ahora jugamos a ser dioses sin un ápice de sensibilidad. Y como paradoja de la historia, la joven cenaba frente a la viva representación de lo que aborrecía, ese hombre que representa ese "progreso" que no logra terminar de entender. Creadores de bombas nucleares, armas biológicas y maquinarias de guerra.

Maldice en silencio al yerno de su hermana que la metió en semejante desastre amoroso. Pide otro ron con coca cola y se dice a sí misma que nunca jamás aceptará otra cita a ciegas. Ruega porque aparezca su media naranja, o mejor dicho, su “medio limón” que la libere, y así ella y Cuba serán libres.

*Referencia al programa Bienvenidos, comedia televisiva venezolana.

Nota de la autora: Este relato se hizo bajo el experimento del grupode Facebook Ejercicios de estilo (un no-taller literario) ‎el ejercicio Logo-Rallye, un juego literario que consiste en escribir una historia a través de unas palabras dadas en el mismo orden: trueno, errar, remate, clave, esfuerzo, rupestre, yerno.

0 comentarios: