lunes, 19 de noviembre de 2012

No hay huída

Y luego de tantos años huyéndole, el tic tac del reloj se para justo enfrente, me acorrala y me susurra:
"Nadia, no importa cuánto huyas...
                                       Yo siempre te alcanzaré"