viernes, 9 de mayo de 2014

A unos gorditos ahí NO VUELVO MÁS

No todos los gorditos son simpáticos.
Al menos no lo son "Unos Gorditos Ahí", la hamburguesería del Yamin gourmet en Altamira.

Hoy fui a comer con dos amigas, me anoté en lista de espera y esperé más de 45 minutos por una mesa. Nunca la obtuve. Pasaron tres grupos que llegaron después de nosotras primero.
Grupo de 6. Pienso: "Bueno, debe ser porque son muchos".
Una pareja Pienso: "Bueno, debe ser porque son pocos"
Grupo de 4. Pienso: "Bueno, ¿Qué carajo pasa?"
Me acerco al camarero para preguntar.
—Las mesas para 3 están ocupadas— me dice toscamente.
—Al menos ¿cuánto falta?— pregunto con esperanzas
—No sé, espera y ya.
Se acerca el encargado e ingenuamente pienso que buscará una solución.
Me pide que salga del local, y desde afuera me dice: "Por favor, no dañes con tu mala disposición la buena vibra* del local". Levanto una ceja de incredulidad y pregunto "¿Es que la mala soy yo?". Él de inmediato me dice sí, es viernes y tienen que esperar y ya.

Explotarán de gordos con su ridícula carne que no se le puede echar salsa, pero esta "mala vibrosa" más nunca vuelve a pisar ese local.

NO LO RECOMIENDO, a menos que quieran dañar el buen ambiente del local al exigir buen servicio y te den a cambio maltrato, incomunicación y grosería.

¡Gordos de mierda! 

*Nota de la autora: Por acotación de mi amiga testigo, corrijo el relato: el encargado del local dijo que "dañaba el AURA del local", no la buena vibra.

Nota de la autora 2: ¡PUBLICARON EN TIMELINE PÚBLICO DEL LOCAL MIS DATOS PERSONALES! ¡Qué abuso!

Nota del autora (número 3): La coordinadora de mercadeo me llamó hoy 10 de mayo de 2014 para ofrecer públicamente disculpas e invitarme a comer. Mi decepción es muy grande y no volveré. No obstante, queda constancia del interés del local por arreglar la situación. Ofrecieron dar disculpas públicas. YO SÓLO ESPERO QUE UTILICEN DE MANERA ÓPTIMA LA LISTA DE ESPERA, de lo contrario que no la usen. (Ya borraron mis datos de su Twitter, al menos).