viernes, 6 de octubre de 2017

Home (bitter)sweet home!

Hoy me siento triste y el clima de Bogotá no contribuye a levantarme el ánimo.  La ciudad  se activa desde muy temprano en la madrugada y yo no soy una mujer de mañanas. La ciudad se duerme muy tarde, y ya tampoco soy una mujer de trasnochos, pude comprobarlo por la discoteca cercana que no me dejó dormir.

Justo hoy pienso cómo debe ser no tener un tiquete de regreso al hogar,  y no tener certeza de cuando volverás a ver a tus seres queridos. No he sido empática con tantos amigos que han estado y están en esa situación, pero me justifico porque como se diría en Venezuela, simplemente, "no me cayó la locha". Cuando todo es extraño para ti y cuando el entorno te obliga a cambiar de hábitos, hay miedo a la incertidumbre. Tienes miedo de ti, te sientes cuestionada y dudas de tu capacidad de resiliencia. Cuando los comodines se acaban y quedas solo frente al mundo, uno se hace más fuerte,  porque necesitas ser más fuerte. 

El home sweet home es un mito. El hogar se va destruyendo por el paso del tiempo y a eso le añades el comunismo. No tengo home sweet home, porque cuando regrese a Venezuela, lo que me encontraré no será lo que dejé ni lo que añoro hoy en este día de soledad bogotana. 

Home (bitter)sweet home!

miércoles, 3 de mayo de 2017

¿El Síndrome del Avestruz te salvará de la represión en Venezuela?

¿Tienes el Síndrome del Avestruz?
Yo trabajo en una organización social, y pertenezco a ese clan que la mayoría de las personas definen como unos hippies comeflor que ganan nada y trabajan por hacer un mundo mejor. Hoy fui a trabajar, lo que considero una modalidad de protesta en estos tiempos de Derechos Humanos tan vulnerados. Eran las 5:00pm y no pude salir del recinto porque policías nacionales bolivarianos reprimían a ciudadanos en las calles con bombas lacrimógenas, y supongo que otras armas más letales.

En la planta baja gritaba una de las recepcionista del edificio alegando que tenían que callar a unos jóvenes que estaban en la entrada y gritaban contra los militares. ¡Claro! Porque callándolos era la única vía para que los salvajes esbirros no nos atacaran. ¡Qué ironía! Así como caerle a golpes a una mujer víctima de violencia doméstica porque denuncia. ¡Justo hoy! 3 de mayo, día mundial de la liberta de expresión y esta mujer censuraba lo único que les quedaba a los manifestantes: sus voces.

Mientras el lugar se llenaba del humo de lacrimógenas, encaré a la mujer en cuestión. "Desde hace mucho tiempo el gobierno no tiene distinciones. La dictadura de Maduro es como el hampa, no discrimina".

La violencia no razona, no diserta, se hace incontrolable y se lleva todo por delante. ¿Crees que quedarse callado ayudará? Te invito a que reflexiones un poco más. Ese Síndrome del Avestruz, de esconder la cabeza y de ser indiferente no nos libra de la ola de violencia. Puede ser que lo pospongas un rato, pero tarde o temprano te llegará.

Es momento para que los venezolanos reivindiquemos nuestro rol como Ciudadanos, y con derechos y deberes defendamos nuestra Democracia. No es momento para continuar con la apatía y la desunión. Actuar de manera individualista sólo nos hace más vulnerables, y además se contribuye con la censura, miedo, amenazas y violencia de este (des)gobierno.

¡No seas cómplice del régimen con tu actitud! ¡Apoya a tus conciudadanos! Ellos están luchando por un país mejor para ti también. Únete al movimiento ciudadano, o por lo menos, es tiempo de no entorpecer con tu desacertada actitud la admirable labor que está llevando adelante un pueblo llamado David (que sin honda) está batallando contra un desalmado y salvaje Goliat.

Actualización de nota: Luego de escribir este post chequeo en mis redes que hoy una tanqueta de la guardia nacional atropelló a varios manifestantes, murió en protesta un adolescente de apenas 17 años y un joven tiene graves quemaduras de tercer grado, y para colmo el infame medio Últimas Noticias titula como "guarimbero se quema solo" (qué ética tan desalmada). Escribí esta nota sin saber la situación, y me siento profundamente indignada y dolida por estas pérdidas. Insisto que no podemos ser indiferentes ante la situación que vivimos. EL QUE AHORA ES INDIFERENTE, ES TAMBIÉN CÓMPLICE DE LA VIOLENCIA DEL RÉGIMEN. Pido al universo justicia y tengo certeza de que la tendremos.

viernes, 7 de abril de 2017

Policía Nacional Bolivariana: agresión y medicinas

Ayer a las 4:30pm en Chacao, justo después de que la Policía Nacional Bolivariana lanzara bombas lacrimógenas a los transeúntes y empezaran a agredir a jóvenes, por ser jóvenes, comienzo a grabar con mi celular una agresiva requisa de un chico. Le pido al joven que se identifique para prevenir ese tipo de "desaparición" estilo nunca te vuelvo a ver. De repente, aparece una mujer policía más bajita que yo y 1000 veces más agresiva (y quienes me conocen saben que no soy mansa paloma), me amenaza primero con una especie de tubo; pero no me pega. Luego me golpea con su escudo y me prohibe grabar. Interceden por mí un hombre desconocido y mi jefa. Yo sólo le pregunto a la mujer: "¿Tu mamá tiene medicinas para la tensión?". Ella queda simplemente desconcertada.
Los otros policías le piden irse, se suben a sus motos y sólo quedan los gritos de los ciudadanos: ¡Vendidos!